Entrevista a Aurelio Villa Sánchez

AurelioVilla.jpg

Es Catedrático de Métodos de Investigación en Educación y Vicerrector de Innovación y Calidad e Investigación de la Universidad de Deusto. Investigador Principal del Equipo Innova: Innovación y Evaluación de la Educación Superior.

 

Algunas de sus publicaciones:

Liderazgo y organizaciones que aprenden; Liderazgo para la innovación; Funcionamiento de los equipos directivos: Análisis y reflexión a partir de una investigación empírica; Modelo de Innovación en la Educación Superior; Aprendizaje Basado en Competencias.

1. ¿Qué liderazgo deben ejercer los equipos directivos de las organizaciones educativas que pretendan un óptimo funcionamiento de las mismas?

Recientemente, hemos podido constatar en nuestra última investigación sobre el liderazgo, la incidencia que tiene el estilo del equipo directivo sobre los equipos de segundo y tercer nivel académico. Cuando un equipo directivo demostraba un fuerte liderazgo transformacional se producía un efecto dominó en los equipos directivos de los niveles siguientes.

2. ¿Qué importancia adquieren los factores situacionales en el ejercicio del liderazgo ejercido por los equipos directivos de las organizaciones educativas?

Como ya hemos resaltado en muchas situaciones (publicaciones, congresos, seminarios...) el principal problema de la dirección radica en la falta de directivos que realmente deseen ejercer esta función. Durante las dos últimas décadas se puede constatar que más de un 50% de directores/as son nombrados por la administración por falta de candidatos. En investigaciones realizadas hace ya varios años, pudimos comprobar cómo afecta a los resultados de los equipos directivos el hecho de que asuman la toma de decisiones como algo que hay que llevar a cabo y vencer la idea de que son un colega más en el centro. Esta variable es muy importante en los centros de titularidad pública.

Un factor significativo en el liderazgo es hacer equipo, desarrollando y como señala la investigación internacional "empoderando al profesorado y a los responsables académicos". La investigación sobre liderazgo viene señalando la necesidad de un liderazgo compartido, distribuido, que amplía el poder de decisión más allá del director/a o de su equipo directivo. Esto es difícil planteárselo cuando los directivos perciben su función como algo muy temporal y provisional.

El liderazgo basado en factores situacionales es un tipo de liderazgo superado en la actualidad, aunque es cierto que determinados factores situacionales tienen sus efectos en los resultados y logros del centro.

3. ¿En qué medida el desarrollo de un equipo directivo y/o docente implicaría el desarrollo de una organización educativa?

Una conclusión que hemos obtenido de nuestras investigaciones es que los equipos directivos que son percibidos por el profesorado y los responsables de niveles inferiores como preocupados, conocedores e implicados de algún modo en los procesos pedagógicos del centro eran percibidos con mayor liderazgo. Por tanto, se puede concluir que resulta más difícil percibir a un director/a como buen líder si a la vista de su personal no se le ve comprometido e implicado de un modo u otro en los aspectos pedagógicos.

4. ¿Cuáles considera que son las mejores prácticas para el desarrollo de un liderazgo en los centros educativos?

En la investigación realizada en 19 centros educativos, hemos comprobado las buenas prácticas que Leithwood y colbs., habían señalado en sus recientes investigaciones pero que no se habían probado en nuestro contexto. De forma muy sucinta, se pueden señalar estas prácticas: "establece direcciones", es decir, ofrece a la comunidad educativa una perspectiva sobre lo que se pretende; "desarrolla las personas", se preocupa por su desarrollo personal y profesional como una de sus tareas importantes; "promueve la transformación organizativa", es decir, el trabajo necesario para adaptar las prácticas y estructuras según las necesidades; y finalmente, "gestión del currículum escolar", este aspecto es el más novedoso en nuestro contexto, ya que el trabajo directivo se ha caracterizado por el desarrollo de los aspectos burocráticos.

5. ¿Qué importancia adquiere la evaluación institucional en el camino hacia la mejora de la calidad de las organizaciones educativas?

La evaluación es la base de la mejora, y por ello, la evaluación institucional se convierte en el fundamento de la calidad e innovación. Es muy difícil sin un buen proceso de evaluación llegar a la calidad y excelencia institucional. Con una mirada retrospectiva, considero que el esfuerzo de evaluación llevado a cabo en los centros educativos de diferentes procesos: evaluación institucional, evaluación docente, evaluación de programas, evaluación directiva, ha supuesto la base para alcanzar en la actualidad mayores niveles de calidad.

El uso, conocimiento teórico y práctico de procedimientos, estrategias y métodos de evaluación, constituyeron los cimientos de la innovación y calidad de los centros.

Por otra parte, sin un buen diagnóstico, resulta baldío el esfuerzo para lograr mejorar y conseguir mayores estándares de calidad.

Share: 

Contenido relacionado