Entrevista a Beatriz Pont, Global Training Practice Lead de IIEP-UNESCO

Con motivo de la inauguración del “Centre de Recerca i Estudis pel Desenvolupament Organitzatiu” de LA Universitat Autònoma de Barcelona, entrevistamos a la Dra. Beatriz Pont, Global Training Practice Lead de UNESCO International Institute for Educational Planning (IIEP-UNESCO). La Dra. Pont ha trabajado en reformas de políticas educativas y liderazgo escolar a nivel internacional a lo largo de su carrera, liderando la iniciativa de Implementación de Políticas Educativas de la OCDE, y trabajando con diferentes países para impulsar reformas de mejora escolar.

En diversas de sus publicaciones destaca la importancia de adaptar los sistemas y centros educativos para dar respuesta a una sociedad cambiante.

¿Qué elementos deben promover las políticas educativas si queremos conseguir escuelas que faciliten al alumnado la adquisición de las competencias válidas para su futuro desarrollo como ciudadano?

Deben promover un buen currículo, definido en grandes líneas, que se enfoque en el conocimiento, las habilidades y las destrezas. Esta combinación es la que hay que contemplar. No abandonar el conocimiento, sino llevarlo mas allá, lograr que los alumnos usen el conocimiento adquirido y tengan habilidades para funcionar en nuestras sociedades; para ser ciudadanos comprometidos, que sepan trabajan en equipo, centrarse en la solución de problemas con habilidades específicas, y que sepan aprender a lo largo de la vida.

Para las escuelas, directores y docentes, es importantísimo que se diseñe el apoyo, formación y se dé tiempo para que las escuelas puedan llevar a cabo la adaptación necesaria de las políticas a sus necesidades particulares. Deben definirse objetivos claros de aprendizaje, y favorecer la organización adecuada para el desarrollo de competencias transversales, ya sea dentro o fuera de las escuelas. Otro componente importante es definir son las evaluaciones, tanto de los estudiantes como de las escuelas.

¿En qué han cambiado las políticas educativas los últimos acontecimientos como la pandemia del covid-19 o la guerra de Ucrania?

Ya desde que llegó la pandemia, y antes, con los cambios en el medio ambiente, por ejemplo, hemos tenido que aprender rápido a dar respuestas en momentos de mucha incertidumbre. Cambios que no podíamos ni imaginar, como pasar en dos semanas de ir a la escuela a educar de forma virtual a millones de alumnos, como educar a refugiados… Los sistemas que tenían diseñados modelos de respuesta a las emergencias respondieron evidentemente más rápido. Y los que tenían equipos directivos fuertes, también. El plan B estaba ya diseñado. Pero estos acontecimientos no son únicos, y cada vez se espera que haya más.

Ello está dando pie a una nueva realidad en la toma de decisiones, el Liderazgo en la incertidumbre. Sin tener toda la información, hay que liderar y gestionar sistemas, con más información y datos, pero a la vez con más incertidumbre de lo que puede pasar mañana. Puede haber inundaciones en las escuelas, sequías, cortes de electricidad, pandemias, enfermedades que tocan a una zona, refugiados que llegan en poco tiempo, todo ello recae en los sistemas educativos. Y en las escuelas, que deben tomar decisiones, o disponer de guias para poder tomar decisiones conjuntamente, ya que se trata de sistemas públicos de educación.

Esta capacidad de tomar decisiones rápido, y de ajustar, se convierte en una necesidad más que las escuelas deben enfrentar. Los gobiernos tienen que establecer marcos que den seguridad y apoyen a los que van a tomar decisiones en las escuelas, y al mismo tiempo debe potenciar mucho la comunicación y consulta.

¿Qué rol juegan los directivos de los centros educativos para promover la adaptación de las escuelas a la nueva realidad social?

Los directivos tienen un papel vital para que en las escuelas se aprenda. Adaptar el contexto externo a la realidad de las escuelas es una de sus tareas fundamentales, además de liderar las escuelas centrándose en el aprendizaje y dedicarse a desarrollar el trabajo docente; para que puedan trabajar en equipo, colaborar y dispongan de la formación adecuada para atender a los alumnos y adaptarse a las nuevas realidades. 

En los últimos años se ha puesto de manifiesto la importancia de escuelas con un liderazgo fuerte, que no pasa directamente por un liderazgo unipersonal. ¿Cómo debería ser este liderazgo? y ¿qué añade al perfil clásico de los directivos escolares?

Cada vez hay más datos que apuntan que una buena dirección escolar logra mejores resultados; estableciendo el clima adecuado o propicio para el aprendizaje, evitan que haya rotación de docentes y promueven un clima positivo de aprendizaje.

Todo esto solo se logra con equipos directivos que reparten tareas, que se comunican entre sí, y donde hay una coordinación importante. El director o directora es quién establece estos equipos profesionalizados donde se colabora, se toman decisiones y existe la confianza para poder probar cosas e innovar.

¿Qué estrategias y herramientas necesitan los directivos actuales para poder ejercer este liderazgo?

Podríamos resumirlas en cinco:

  1. Formación para ir más allá de lo administrativo, para poder organizar el trabajo en equipo, para involucrar a los docentes, alumnos e incluso padres en la toma de decisiones;
  2. Necesitan tener el control del tiempo de las escuelas para organizar tiempos de trabajo;
  3. Necesitan tecnología y saberes para usar datos para la mejora;
  4. Redes para trabajar con otras escuelas y otros directores; y
  5. Niveles de autonomía con apoyo.

Dada su experiencia ¿puede ponernos ejemplos concretos de políticas nacionales que se están llevando a cabo en diferentes territorios/países y que han sido exitosas para promover la mejora educativa desde las propias escuelas?

Hay muchos ejemplos, de los que yo he trabajado podría resaltar Noruega, Escocia, Gales, donde les están dando un papel mas amplio a las escuelas para la mejora educativa, pero estableciendo marcos regionales o locales de apoyo y formación. Esta formación suele ser una formación activa, basada en la realidad de la escuela, y no en aulas o con casos o teorías lejanas a la realidad. Con métodos pedagógicos adecuados y tiempo.

¿Daría algún consejo a los directivos de nuestros centros escolares?

En primer lugar, les diría que la tarea que están haciendo es importantísima y cada vez más visible. Les recomendaría que elijan estrategias o planes de medio plazo con objetivos claros, simples y con capacidad de llevarlos a cabo conociendo su realidad, su contexto. Y que los puedan medir. También que establezcan procesos de colaboración con los docentes, que abran la puerta a consultar con alumnos de forma más formalizada para escuchar, y que elijan las estrategias de medio plazo. Y por último que formen redes con directores de otras escuelas para trabajar conjuntamente.

 

Revisa la conferencia de la Dra. Pont en la inauguración del CRiEDO aquí.

 

Aleix Barrera-Corominas
Universitat Autònoma de Barcelona
Centre de Recerca i Estudis pel Desenvolupament Organitzatiu

 

Share: 

Contenido relacionado